sábado, 9 de mayo de 2009

Invisibilidad

Podría optar por callar, pero quien no quiera seguir que cierre los ojos. Los ojos, ahora, se me cierran de sueño, pero me niego a dormir porque me agarro al pensamiento de que despierta podré llegar a alguna conclusión. Por ejemplo, a la invisibilidad. Me gustaría saber quién cree en las señales y quién no. Y si era cierto que debía dejarme guiar por el instinto... "Escribo como vivo (y) mi vida está llena de citas", la cita es de Susan Sontag, y, una vez más, llegó justo a tiempo. Claro que no sé bien a tiempo de qué. Yo sí creo en las señales, pero aunque estén tan claras que me las coma, cómo cuesta aceptarlas. "¿Cómo huir cuando no quedan islas para naufragar?", por seguir con las citas. Me pregunto si la confirmación sirvió de algo. Pero entre cuatro paredes naranjas excesivamente reconocibles, nadie me contesta. Lo bueno de los suicidas es que pueden dejar escritas cartas de despedida sin que nadie se las reproche. Me iré a dormir, puesto que las conclusiones no sé si es que se han hecho invisibles o es que están tan visibles que ni señales hacen falta.

2 comentarios:

maybe, forse, quizás dijo...

Ya sabes lo que dicen las cartas, deja de mirar atrás y apoyate en tus amigos que te ayudarán a seguir adelante. Un besito... desde la invisibilidad ;)

adoquinarios dijo...

Patricia ha sido una de las cosas mas bonitas de esta semana...

He venido a pasar unos dias a Malaga y mientras desayunaba cafe con una tosta de manteca leia tu blog...

Disfruta mucho, ya le di recuerdos tuyos al mar...

Besitos, Víctor.