miércoles, 26 de mayo de 2010

Verano en Madrid

No sé si más temo o más deseo. Las sandalias y el calor -aunque no se decida y se funda con días nublados- presienten la llegada del verano. Pero Madrid y verano en el mismo indigesto gazpacho me evocan demasiados olores, dudas, temores, anhelos, cariños, promesas, fracasos... que, la verdad, no estoy demasiado segura de que me apetezcan... 

Madrid y verano son días largos y noches cortas que ya no deseo prolongar como antes. Madrid es ciudad de paso y de mentiras, de ingenuidad, de arrogancia, de sueños, de ternura. Cuando el verano se acaba, lo malo se va con la llegada impaciente del otoño; y lo bueno se evapora impertinente sin atender a lógicas ni a razonamientos. 
Madrid ya lo dio todo y también lo quitó todo. Madrid enseña pero también maldice. Madrid es una jungla pero sin árboles. 

A espera de la adecuada señal, del motivo último y clarividente, los días pasan. Decisiones constantes... La vida es sacrificar unas cosas a cambio de otras. Las huidas se justifican si se logra con ellas la liberación. Porque el tiempo quizás no siempre avanza en la mejor dirección, pero, sin duda, avanza siempre hacia adelante. Ya lo dijo Al Pacino: "Uno siempre acaba donde está".

martes, 25 de mayo de 2010

Madrid posible e imposible

"Madrid lejos y cerca. Madrid posible e imposible, decía Juan Ramón. ¿Qué buscas aún en Madrid, ciudad confusa, sucia y atolondrada que ya te lo dio todo? ¿La carne rosa del futuro, la voz hospitalaria de una mujer, el halago sucio y equivocado del éxito? No sé si busco o huyo. Voy, impaciente, inseguro, aligerado el caos de mi vida, hacia otro caos, hacia el caos de los demás, entre fábricas y buques, en la temblorosa velocidad del autobús".

Francisco Umbral, Diario de un escritor burgués

viernes, 21 de mayo de 2010

Volver a casa

Volver a casa y que no estés. Contener las ganas de llamarte. Soñar contigo y creer que me despertarás roncando.
Desear irme contigo, que los autobuses se estrellen, que la vida se pare.
Mientras, el otro ronronea debajo de mi camiseta y olisquea el salón intuyendo tu ausencia.
Amanece entre vientos y calores y el sol es absurdo porque ya no brilla.
La vida se descompone podrida desde sus raíces.
Sola en casa, odiando el destino y las leyes de vida. Agarrada a la mente. Aprendiendo que nada existe más allá de lo que imaginamos porque el mundo real es la gran mentira en la que habitamos. 

martes, 4 de mayo de 2010

PONTE BUENO

Dicen que cuando sueñas con alguien le das vida. Yo sueño contigo todo el tiempo, por el día y por la noche. A todas horas. Tienes que recuperar tu vitalidad, tienes que ponerte bueno. Escribir me da a mí vida. Quizás si te escribo, esa vida, esa fuerza, también te llegue a ti. Lucha. Agárrate al mundo. Ponte bueno, Benji. Por favor, ponte bueno. Ponte bueno. Ponte bueno.